El francés es una de las lenguas más populares de todo el planeta. Desde el punto de vista lingüístico destaca por su rica variedad léxica y, a nivel coloquial, es una de las más atractivas; pero, hay muchos más motivos que hacen que esta lengua destaque entre las más de 7.000 que hay en la actualidad. Vamos a analizar los más importantes, para que te hagas una idea de por qué deberías aprender francés.

Sobran los motivos para aprender francés

De acuerdo con el Organismo Internacional para la Francofonía, más de 300 millones de personas hablan la lengua de Molière en el mundo. El francés es hablado en países como Bélgica, Suiza, Canadá o Mónaco y está presente en distintas formas en los cinco continentes. A continuación te explicamos por qué aprender francés es una gran idea.

1. Es una lengua internacional

El francés es el quinto idioma más hablado en el mundo, por detrás del español. Hoy, es la lengua oficial de 29 naciones. De Europa (5), de América (2), de África (21) y de Oceanía (1); por ello, conocerlo te permitirá desenvolverte en numerosísimos estados, aunque debes prestar atención a los distintos dialectos que existen.

2. Ideal para el mundo laboral

Algunas de las empresas con mayor presencia en nuestro país provienen del mercado francés o cuentan con una gran presencia en países francoparlantes; así que disponer de un nivel avanzado de francés (C1 o C2) hará que tu currículum destaque y te abrirá muchas puertas.

3. Una lengua llena de cultura

A lo largo de los siglos, Francia ha destacado en campos como la literatura, la gastronomía o las artes plásticas. Y es fácil darse cuenta de cómo esta posición de «liderazgo» se ha plasmado en el idioma. Se trata, como el español, de una lengua proveniente del latín, repleta de historia y, sobre todo, de una desbordante cultura.

4. Primordial en el contexto internacional

Hasta el siglo XX, el francés era la lingua franca de la diplomacia, por lo que se utilizaba para las negociaciones entre naciones, los acuerdos de paz y también para el protocolo de alto nivel. Actualmente, nadie duda de que juega un indudable papel en el ámbito internacional. Prueba de ello es su importancia en organismos como la ONU, la UE o el FMI.

5. Es fácil de aprender

Aunque es importante desterrar la idea de que el francés es casi igual que el español, sí que podemos afirmar que es uno de los idiomas más parecidos al nuestro. Por ello nos es más fácil de aprender, ya que ambos poseen un sistema de conjugaciones verbales parecido, así como un desdoble de singular/plural y masculino/femenino similar a la lengua hispana.

6. No se declina

Quizás este sea el punto que más interese a los estudiantes de idiomas. Las declinaciones están presentes en idiomas tan distintos como el alemán y el árabe, lo que constituye una de las mayores dificultades para quienes están aprendiendo. Si es tu caso, la inexistencia de este tipo de flexión te resultará una gran motivación.

7. Es de lo más atractivo

Hablar de que un idioma es atractivo puede resultar un tanto extraño, pero solo tienes que escuchar a un francoparlante para darte cuenta de su llamativa entonación. La forma tan particular de pronunciar las erres, las eses o su gran variedad de acentos son un aliciente más para quienes desean atreverse con esta lengua.

8. Te permite disfrutar de la versión original

La versión original se ha impuesto frente al tradicional doblaje. De hecho, cada vez son más los jóvenes que prefieren ver sus series o películas favoritas en su idioma original. Así podrás disfrutar de grandes clásicos como La vie en rose o Intouchables en su lengua.

9. Proporciona nuevas experiencias

Uno de los mayores obstáculos a la hora de viajar al extranjero es no conocer la lengua del destino. Pues bien, dominando el francés, podrás moverte con total facilidad por naciones tan lejanas como Madagascar o Seychelles. Todo eso, por no mencionar destinos más populares como Niza o París.

10. Cambia tu forma de ver el mundo

No es ningún secreto que, con cada idioma que adquirimos, también descubrimos una manera diferente de ver la vida. ¿Cómo crees que cambiará tu visión del mundo al aprender una lengua que comparten naciones europeas, países africanos y estados más exóticos como Tahití, en plena Polinesia Francesa? Sin duda, merece la pena.

11. Idóneo para adentrarse en los idiomas

La primera lengua extranjera con la que solemos tener contacto es el inglés; sin embargo, si aún no posees una segunda lengua, el francés será una perfecta puerta de entrada a un nuevo campo del saber. Puedes comenzar con este idioma que, en todos los aspectos, es sencillo, para continuar después con el inglés, el árabe o incluso el chino.

12. Básico para el turismo

Mira a tu alrededor: gran parte de las regiones de nuestro país han vivido del turismo durante las últimas décadas. Según el Instituto Nacional de Estadística, esta actividad supuso el 12,4 % del PIB nacional y permitió crear 2,72 millones de puestos de trabajo. Si quieres hacerte un hueco cuando el turismo vuelva a reflotar, el francés puede ser la herramienta perfecta.

13. Una lengua en constante evolución

Otro de los motivos para estudiar francés está relacionado con sus propias perspectivas de futuro. El francés es una de las lenguas más dinámicas del planeta y su extendida presencia hace que esté nutrido constantemente por nuevos términos y expresiones. Posee una riqueza solo comparable a la de idiomas como el inglés o el español.

Como has podido comprobar, aprender francés puede resultar apasionante, divertido y muy provechoso. ¡Podría ser tu gran propósito para el nuevo año! Te permitirá desarrollarte personal y profesionalmente, descubrir nuevas concepciones del mundo y optimizar tu perfil laboral. Solo debes recordar la importancia de contar con un buen plan de aprendizaje para que el proceso sea exitoso. ¡Propóntelo con el Institut Français de España

Dónde radica la importancia de aprender francés

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar las cookies haciendo clic en el botón «Acepto» o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en la Política de cookies