¡Aprender francés es más divertido con estos trabalenguas y juegos del lenguaje!

¿Quién dijo que el idioma francés era complicado? Hoy te enseñamos tres figuras de estilo que contribuyen a la vida, a la riqueza y a la complejidad de nuestro lenguaje: los homónimos, los parónimos, y unos trabalenguas para practicar.

Versión francesa más abajo.

Homónimos en francés.

En francés, tenemos un gran número de homónimos! Esas palabras que comparten la misma pronunciación pero que tienen significados muy diferentes…
Puede parecer complicado, pero en muchas ocasiones es fácil diferenciarlas por el contexto. No estaríamos hablando de los cerdos de la cara, sino de los poros de la cara, ¡aunque se pronuncien de la misma manera! 
A continuación, te dejamos algunos ejemplos que ilustran esta originalidad de la lengua francesa:

«PORT» [pɔʁ] / El puerto, el cerdo, el poro, puerto

«CENT» \sɑ̃\ / Cien, sentidos, sangre, significaciones, sin, sentido, huele

«MER» [mɛʁ] / La madre, el mar, el/la alcade

«Eau» [o] / Ajos, agua, alto, huesos

Parónimos

¡Otra complicación, otra belleza de la lengua francesa! 
¿Has oído hablar alguna vez de los parónimos? Seguro que sí: son palabras cuya pronunciación se parece y que (casi) podríamos confundir ¡si no prestamos la suficiente atención! Entre ellos, sólo cambia una letra o una sílaba.
¡Ten cuidado de no confundir los homónimos y los parónimos (aunque no sean homónimos entre ellos)!
¿No notas la diferencia entre doce, ducha y dulce (douze, douche, douce)? ¡Nosotros sí!

«Douze» [duz] / doce, ducha y dulce (douze, douche, douce)

«Boisson» [bwa.sɔ̃] / Veneno, pescado, bebida

Trabalenguas en francés

Y como no nos falta humor sobre la dificultad de la lengua francesa, ofrecemos trabalenguas para que te entrenes a no cometer errores.

Su gato canta su canción / Le chat chante sa chanson

Un vaso, en vidrio verde, a Amberes / Un verre en verre vert vers Anvers

¿Quién dijo que aprender francés era difícil? ¡Solo es una cuestión de práctica!

TODO… DE UNA VEZ

VERSIÓN FRANCESA:

LES HOMONYMES

En français, nous comptons un grand nombre d’homonymes, vous savez, ces mots qui partagent une même prononciation mais qui ont des définitions parfois complètement différentes? Cela peut paraître perturbant, mais finalement on fait facilement la différence dans le contexte. On ne parlerait pas des porcs (los cerdos) du visage, mais bien des pores du visage. Voici quelques exemples pour illustrer cette originalité de la langue française : [por] [o] [cen] [mer]

LES PARONYMES

Autre complication, autre beauté de la langue française! Avez-vous déjà entendu parler des paronymes? Mais si, ce sont des mots dont la prononciation est très proche, qu’on pourrait (presque) les confondre si on ne prête pas attention! Seule une lettre ou une syllabe change. Attention à ne pas confondre les homonymes et les paronymes (même s’ils ne sont pas homonymes)! Entendez-vous la différence entre douze, douche et douce? Nous oui! Poison, Poisson, Boisson.

LES VIRELANGUES

Et comme nous ne manquons pas d’humour sur la difficulté de la langue française, nous vous proposons des virelangues pour vous entraîner à ne pas vous tromper! Un verre, en verre vert, vers Anvers. Son chat chante sa chanson.

Descubre toda nuestra oferta formativa presencial y en línea:

Homónimos, parónimos y trabalenguas en francés

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar las cookies haciendo clic en el botón «Acepto» o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en la Política de cookies