Trucos y métodos para aprender francés de manera eficaz

Hoy en día, el inglés es considerado como la lengua más internacional que existe. Sin embargo, la lengua de Molière tampoco se queda atrás. Los datos son abrumadores: se estima que 300 millones de personas hablan este idioma, de los que 100 millones lo hacen como lengua materna. Si estás comenzando a aprender francés, o estás atascado y necesitas una ayuda, a continuación te damos las claves para reforzar tu proceso de aprendizaje en clase. ¡Presta atención!

Técnicas para aprender francés

Hay tantos métodos de aprendizaje como estudiantes, por lo que todo dependerá de lo que te resulte más fácil. Por eso en esta sección queremos proponerte varios trucos y enfoques, para que puedas adquirir nuevos contenidos de forma rápida y con un sistema que se adapte a tu forma de estudiar. Recuerda que el trabajo no termina al salir de clase; el dominio de un idioma requiere de esfuerzo y dedicación diaria.

1. Hazlo lo más ameno posible

Piensa en ti, en tus gustos y en tus aficiones. Si te gusta ver series y ya tienes cierto nivel, quizás sea el momento idóneo para comenzar a ver una serie o película francesa (en versión original, por supuesto). Si estás con el francés para principiantes, puedes escuchar música y ver vídeos cortos en francés. No importa que no los comprendas: tu oído se irá acostumbrando al ritmo y a la pronunciación.

2. Organiza visualmente

Organizar los conocimientos de forma visual te permitirá consolidarlos por medio de la memoria fotográfica. Esto te será muy útil, por ejemplo, para comprender el sistema verbal, los verbos irregulares… Algunos recursos que te podrían ayudar son los bocetos o la carte mentale, que consiste en estructurar los conceptos ramificándolos a partir de una palabra clave.

3. No te lances a traducir

Cada idioma es un mundo y, a pesar de lo que se piensa comúnmente, el francés no es «casi igual» que el español. Si te centras en buscar el equivalente directo de cada palabra, tiempo verbal o estructura gramatical en español, solo conseguirás liarte. Debes ver el francés como un sistema aparte, donde cada término y partícula tienen su lugar.

4. Relaciónate con nativos

Según el Padrón de 2020, en nuestro país hay más de 100.000 franceses. ¿Y si comienzas a moverte por círculos más francófonos y conoces gente con la que practicar el idioma? No hay mejor forma de apoyar el trabajo en clase que desarrollar tus habilidades lingüísticas con un nativo. De esta forma ganarás fluidez al hablar y asimilarás la pronunciación.

5. El vocabulario, tu gran aliado para aprender francés

Existe la creencia de que el vocabulario de una lengua debe aprenderse como hacíamos con las tablas de multiplicar. Por suerte, las corrientes didácticas de hoy en día apuestan por métodos más prácticos y amenos. Conocer palabras temáticas te permitirá «soltarte» y comenzar a mantener conversaciones. Vamos a darte algunas claves para asimilar mejor el vocabulario.

6. Llena tu hogar de pegatinas

Independientemente del nivel que ya tengas, llevar el francés a tu vida diaria hará que lo interiorices casi sin darte cuenta. Pon pegatinas por todo tu hogar cuando vayas a tratar el vocabulario relacionado con el mobiliario del hogar, los alimentos o las estancias, por ejemplo. Con este truco, en pocos días habrás avanzado más de lo que te imaginas.

7. Busca la lógica

Cuando vayas a comenzar con vocabulario nuevo, obsérvalo bien y trata de pensar en el sentido de algunas palabras (no en su traducción). Si lo piensas, los términos «salle de bains» o «salle à manger» se han formado a partir del rasgo más característico de cada estancia. Lo mismo sucede con otras palabras clave que pueden servirte para aprender mucho más rápido.

8. Simplifica

Cuando realices apuntes de un vocabulario, al principio solo tendrás una lista desorganizada de palabras. No te quedes con eso. En su lugar, organízalas lo máximo posible. Puedes estructurarlas según su temática (el método más común), por su campo léxico o según su sentido. Y, por supuesto, no olvides la carte mentale, tal y como comentamos, para que tu mente asocie cada sentido con un objeto.

9. Interioriza los conceptos

Como ya te hemos comentado, el vocabulario no es algo que puedas aprender sencillamente repitiendo una y otra vez. Cuando lo tengas medianamente interiorizado, practícalo hasta perfeccionarlo. Para ello puedes escribir textos que involucren esos términos, o traducir letras de canciones didácticas que contengan esas palabras.

¿Cuáles son los aspectos más difíciles de aprender francés y cómo ponerles remedio?

Sabemos que el francés tiene sus dificultades. Sin embargo, no puedes dejar que estas obstaculicen tu proceso de aprendizaje. Recuerda que tú eres quien marca el ritmo, así que no te sientas desmotivado cuando un área del idioma te resulte especialmente complicada. En esta sección vamos a detallarte los aspectos que más suelen costar y cómo superarlos.

10. La morfología

A diferencia del inglés, el francés tiene una clara distinción entre el masculino y el femenino, el singular y el plural. Esto, unido a su extenso sistema verbal, suele ocasionar dificultades. La solución no es ninguna novedad: la práctica. Si lo necesitas, no tengas miedo a complementar el trabajo en clase con libros autodidactas para aprender francés.

11. La pronunciación

El francés tiene 11 sonidos vocálicos frente a los 5 del español. Esto, sumado a la pronunciación de algunas consonantes como la ese, suelen ser los principales problemas a la hora de comprender y hacernos comprender. Nuevamente, el mejor consejo es hablar con nativos, de modo que puedas escuchar cómo pronuncian y recibir feedback.

12. La ortografía

¿A quién no le ha parecido difícil memorizar cuándo va una doble consonante, un acento grave, uno agudo o una tilde circunfleja? Fíjate que cada uno de esos elementos tiene su lógica, ya sea en la etimología o en la pronunciación. Por ejemplo, la tilde circunfleja suele ponerse sobre sílabas que antiguamente estaban precedidas de una ese (château = castillo; être = estar).

Como has podido ver, aprender francés requiere de un gran esfuerzo… Pero, afortunadamente, este puede verse reducido si empleas algunos de los trucos que te hemos propuesto aquí. ¿Aún no tienes la motivación suficiente? Solo piensa en la cantidad de puertas que te abrirá en el mundo laboral. Sin duda, un propósito estupendo para el nuevo año. ¡Adelante!

También te puede interesar

Cultura francófona
Cursos
Mundo laboral

Aprender francés de manera eficaz

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar las cookies haciendo clic en el botón «Acepto» o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en la Política de cookies