El Institut français de Madrid te invita a descubrir la nueva exposición de Pierre Buraglio, «Impresos, dibujos, libretas (1962/2020) – Exposición dedicada a Eduardo Arroyo». La exposición es comisariada por Fabienne Di Rocco, con el apoyo de la Galerie Catherine Putman y del Museo ABC.

En noviembre de 2018, el Institut français de Madrid acogió la primera exposición póstuma de Eduardo Arroyo. La exposición, titulada Eduardo Arroyo: un itinerario francés, recogía los recuerdos de Arroyo sobre el Liceo Francés de Madrid, dónde había estudiado antes de que se convirtiera en el actual Institut français de Madrid. Tres años después de su muerte, su amigo Pierre Buraglio ha decidido rendirle un nuevo homenaje en el lugar que tanto le había marcado. Fabienne Di Rocco, también amiga de Arroyo, había comisariado la exposición en 2018 y vuelve a hacerlo en 2021.

Inauguración

Inauguración de la exposición el miércoles 3 de noviembre a las 19h30, en presencia del artista y de la comisaria Fabienne Di Rocco.

Pierre Buraglio y Eduardo Arroyo, dos amigos y dos recorridos diferentes

Pierre Buraglio (1939 – Charenton, Francia) ingresó en la Escuela nacional superior de Bellas artes de París en 1959. En 1964, conoció a Eduardo Arroyo con motivo del Salon de la Jeune Peinture en París (Feria de la Joven Pintura) y desde entonces, nació entre los dos artistas una gran amistad que les llevó a participar en numerosos eventos, entre los cuales La Salle rouge pour le Vietnam y L’atelier populaire d’affiches en la escuela de Bellas Artes de París en 1968. También han trabajado en el Bulletin y la revista efímera Rebelote en la que Pierre Buraglio era secretario de redacción en 1973 y 1974.

La obra de Pierre Buraglio fue una de las que cambiaron el panorama del arte francés contemporáneo en la década de 1960, durante el período de aparición del grupo Supports / Surfaces. Cercano a Claude Viallat, Vincent Bioulès, Michel Parmentier y Daniel Buren, Pierre Buraglio fue protagonista de la crisis de la pintura de caballete durante este período. Socialmente comprometido, participó en el popular taller de Bellas Artes de París, durante los acontecimientos de mayo de 1968.

Pintor sin pincel, Pierre Buraglio utiliza diversos objetos cuya dimensión pictórica revela, como ventanas o paquetes azules de Gauloises. A partir de 1976, una exposición monográfica presentó la obra de Pierre Buraglio en el Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris, luego en el Musée de Grenoble en 1979 y en el Centre Georges Pompidou en 1983. En 1982, expuso Fenêtres et Masquages en la Zabriskie Gallery de Nueva-York. Continuando cuestionando los fundamentos de la práctica de la pintura, el artista integra la figuración en su enfoque de los años ochenta. Desde entonces su trabajo se ha desarrollado más allá de la oposición entre abstracción y figuración para cuestionar la relación entre pintura e imagen, forma y significado, o presencia y memoria. En 2011, expuso La papier à l’Oeuvre en el Museo del Louvre, en 2012, Never More en el Museo de Arte Contemporáneo del Val de Marne (MAC VAL), en 2018, Noir et blanc en la Gallerie Catherine Putman de París, o en 2020, una Carta blanca a Pierre Buraglio y Rachel Stella en la Galerie Ceysson & Benétière.

Pierre Buraglio está preparando nuevas exposiciones, entre las cuales Libres comme l’art, 100 ans d’histoire entre les artistas et le PCF en el Espace Niemeyer de París.

La exposición que el Institut français de Madrid organiza, presenta una selección de obras que el artista realizó entre 1963 à 2020 y dedica a su amigo Eduardo Arroyo.

Introducción de Fabienne Di Rocco, comisaria de la exposición

Pierre Buraglio no está en el Institut français de Madrid por casualidad. Vinculado a Eduardo Arroyo por una larga amistad y un profundo apego a su práctica artística, ambos se adentraron muy pronto en el arte de la litografía y la serigrafía para explorar sus infinitos recursos.

Pierre Buraglio nace en Charenton, apenas un mes antes del comunicado victorioso del general Franco «La guerra ha terminado», dos años después del nacimiento de Arroyo en Madrid. Ambos tienen que aprender a prescindir de su padre. La Segunda Guerra Mundial robó él de Buraglio durante demasiado tiempo y él de Arroyo murió en 1943, poco después de su ingreso en el Liceo Francés de Madrid.

Así, los dos artistas se encuentran vinculados por lo que la vida les ha quitado. Y por lo que les da: el Salon de la Jeune Peinture, el Atelier populaire des Beaux-Arts, la revista Rebelotte, en el París de los años 60. Veranos en Positano. España desde Zurbarán hasta Picasso. La bondad y el entusiasmo por las producciones de los demás.

Pierre Buraglio no oculta sus cuatro años de «experiencia laboral» durante los cuales, tras los acontecimientos de mayo del 68, interrumpió su práctica artística. Para contribuir a cambiar el mundo, se convierte en receptor de las rotativas de una imprenta en las afueras de París. Después de esta experiencia, su trabajo como pintor recupera importancia y Buraglio nutre sus obras con esta larga tarea, tanto política como espiritual, sin traicionar su militancia. 

Esta digresión biográfica ofrece una breve visión de las condiciones de aparición de la parte de la obra impresa que Pierre Buraglio expone ahora en las paredes de la Galería del 10.

Estos grabados ponen de relieve la historia de un encuentro con el azul de las palabras MerMerMer (MarMarMar), declinadas en una serigrafía monotipo de 1984. Hay poesía en este fragmento del título del diario Le Méridional, «un periódico horrible» del que Buraglio conserva las tres primeras letras para referirse al azul. El azul también destaca el gran rectángulo de la casa Bleu94 (Azul94), construida por el abuelo del artista, inamovible, arraigada como está en la intimidad de su Val de Marne. En otro tono de azul está la singular silueta de la roca artificial del zoológico de Vincennes. Le rocher de tonton Serafino (La roca del tío Serafino) impresa sobre diferentes papeles establece una especie de topografía familiar al mismo tiempo que se hace un recuerdo de ella.

También se destaca la desconcertante repetición del motivo de los dos cascos unidos por el borde de su cresta, agarrados en la inmovilidad. La Primera Guerra Mundial toma forma en estas tres serigrafías de Rosa & Karl que nos llevan a cuestionar la Historia a través del destino de Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht, que murieron por ser pacifistas y revolucionarios. Nos llama la atención que Rosa sea también el nombre de la abuela materna del artista. Así, Buraglio pone discretamente de relieve su propia historia y construye una representación alegórica de la muerte. Joseph Delteil podría haberles acompañado con la dedicatoria con la que abre su novela Les Poilus: «A los muertos, para que vivan, a los vivos, para que amen».La historia que construye Pierre Buraglio es un diálogo con los maestros del pasado. Autour de Manet (Acerca de Manet) alimenta las reflexiones del artista sobre el fragmento, su antigua práctica de la tachadura y del borrado. Frenta a Autour de Géricault. La capote du grand-père de S. (Alrededor de Géricault. El capote del abuelo de S.), la visión se centra en el capote militar de paño negro, prenda ceñida al cuerpo que, supuestamente, protege más el soldado del frío. Por eso se cierra con dos filas de seis botones dorados, pero falta uno de ellos. El cuello rojo lleva el número de un regimiento. La brida es claramente visible en el hombro ofrecido a la vista, un paisaje bucólico, uno re emplea-oculta al otro. Al revelar los detalles de esta abrigo, Buraglio da forma a una silueta con las manos esquematizadas y el rostro tachonado, des-figurado para hacernos la pregunta obsesiva del retrato.

Interpreta el San Francisco de Zurbarán, un óleo sobre lienzo de grandes dimensiones conservado en el Museo de Bellas Artes de Lyon, en las litografías más pequeñas D’après … Zurbaran (Según… Zurbarán). Los puntos suspensivos del título indican una ruptura, una fragmentación. Buraglio retrae la cara del santo y declina su hábito de color sepia en dos variaciones a cada lado de una sombra azul.

Presta la misma atención a un objeto aparentemente insignificante de nuestra vida cotidiana y realiza la Suite enveloppes (Suite Sobres), ensamblando sobres comerciales que espigó de la misma manera que los paquetes de gauloises azules en el pasado. Hay poesía en esta capacidad de remover así el velo de lo familiar.

Una característica que Buraglio encuentra en las novelas de Emmanuel Bove. «Aquí, hay alguien», habría exclamado Sacha Guitry al leer Mes amis, la primera novela de este autor, publicado en 1924. El libro fue un gran éxito, pero después de la Liberación, el escritor cayó en el olvido, para no dejar de ser redescubierto. Pierre Buraglio transporta lo visual de la escritura de Bove a través de una colección de retratos/autorretratos EB/PB casi neutros, pero constantemente renovados.¿Cómo no ver en el homenaje que rinde al cuadro Guernica, con Tribute to Picasso, su frecuentación del jazz? Revela un ritmo que irrumpe en un montaje en el que yuxtapone Tête de Montserrat criant (Cabeza de Montserrat gritando) de Julio González y los bebés sacrificados en La Masacre de los Inocentes de Giotto y Poussin que devuelven la fuerza dolorosa de la pintura de Picasso.

Considerando el conjunto de esta obra impresa, se podría tomar prestada la frase de Stefan Zweig sobre Balzac: «Como todos los grandes artistas, Pierre Buraglio no sabe de cualquier ley que no sea la de su trabajo».

También te puede interesar

Exposiciones

Pierre Buraglio – «Impresos, dibujos, libretas (1962/2020) – Exposición dedicada a Eduardo Arroyo»

Lugar

Galería del Institut français de Madrid

Sesiones

miércoles 03 Nov 2021
viernes 10 Dic 2021

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar las cookies haciendo clic en el botón «Acepto» o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en la Política de cookies