Aprender un idioma está muy bien, pero nada puede reemplazar la práctica in situ. Mejorará mucho más rápido ya que vivirá durante su estancia en un contexto 100% francófono y podrá aprender la lengua tal y como se habla en su lugar de origen.