La política española en materia de investigación científica y tecnológica se rige por la Ley 14/2011 de Ciencia, Tecnología e Innovación del 1 de junio de 2011. El propósito de esta ley es adaptar el marco legislativo nacional al espectacular crecimiento del sistema de investigación español desde la ley precedente que databa de 1986.

También prevé la adopción de una estrategia nacional de investigación y una estrategia nacional de innovación. Estos dos documentos se combinaron en uno solo, la estrategia española para la ciencia, tecnología e innovación, adoptada a principios del año 2013. La estrategia establece las principales prioridades de la política nacional para el período 2013-2020 y es el resultado de un diálogo entre la administración central y las diversas comunidades autónomas, así como con la comunidad científica, y, como tal, compromete a todos los actores españoles.

Su organización y sus agentes se describen mediante el siguiente esquema:

La ficha Curie describe por completo el sistema de investigación español.

Los principales centros de investigación y universidades están indicados y visibles en los siguientes mapas:

La FECYT, creada en 2001 para promover la investigación y la innovación, ha publicado recientemente una serie de documentos diseñados para guiar a los investigadores en sus carrera profesional:

La misión del boletín de vigilancia en francés es sintetizar las noticias de investigación, innovación y política científica en España. Está dirigido a los actores franceses de la ciencia, la tecnología y la innovación, y se centra en los temas más estratégicos para Francia.