El doble ciclo ‘Djibril Diop Mambéty + Mati Diop: Diferentes versiones del mismo sol’ tendrá lugar del 27 de mayo al 4 de junio en la Filmoteca Española.

La relación más evidente entre Djibril Diop Mambéty y Mati Diop es que son familia. Ella es su sobrina, y el padre de ella, el músico Wasis Diop, aportó la banda sonora a las películas de su hermano Touki Bouki (1973) y Hyènes (1992). Mati Diop incluso analiza este vínculo, el legado de su tío y por extensión el efecto sobre su propia filmografía en Mille Soleils, que devuelve a Magaye Niang, protagonista de Touki Bouki, a las calles de Dakar, donde casualmente tiene lugar la proyección de este clásico del cine, cuarenta años después de que las recorriera por primera vez. A partir de este punto de intersección evidente entre dos épocas del cine y dos carreras cinematográficas, el ciclo “Djibril Diop Mambéty y Mati Diop: diferentes versiones del mismo sol” invita al público de Madrid a descubrir la obra de un maestro africano a través de una joven con talento todavía al inicio de su carrera, y viceversa. Además de las relaciones familiares, un fuerte interés por la ciudad de Dakar, sus calles, su atmósfera, sus colores, su luz, sus patrones, sus esperanzas y sus anhelos, forma otra línea de parentesco entre ambas filmografías, incluso aunque las películas de Mati Diop apenas hayan pasado por Senegal. De hecho, si bien se pueden hallar ciertas similitudes sutiles y ecos entre el trabajo del tío y la sobrina, sus diferencias son también evidentes, ya que cada uno creció en un continente distinto, recibieron una formación diferente y realizaron sus películas en contextos que no pueden ser más distintos, ya sea en lo referido a las condiciones de producción, a los medios de rodaje disponibles en sus respectivas zonas, la postura del cine por lo que respecta a su historia y a los hábitos de consumo o el entorno político de la realidad exterior, que inspira a ambos considerablemente en su trabajo.

Mati Diop 

Mati Diop nació en París en 1982 y, al principio, destacó como actriz. Debutó en la gran pantalla en 35 Shots of Rum, de Claire Denis. Tras algunos trabajos de vídeo autofinanciados, entró en la escuela Le Fresnoy y allí completó su primer cortometraje, Atlantiques (2009), que ganó el Tiger Award en el Festival Internacional de Cine de Róterdam. Centrado en un grupo de jóvenes senegaleses que hablan sobre sus esperanzas de cruzar el mar en busca de una vida mejor y que expresan su deseo de un cambio, este sólido debut ya muestra una de las constantes que recorren toda la obra de Diop, incluyendo la mencionada Mille Soleils y Big in Vietnam (2011): la situación política de los que no suelen tener voz, los destinos y sentimientos de los personajes en tránsito (dictado por la economía), los mecanismos de su deseo y el modo en que sus identidades son conformadas por ese estado de tránsito. Su cine es un cine en constante movimiento, ya sea físico, emocional, incluso fantástico o imaginario. Entre el documental y la ficción, lo concreto y lo espectral, las películas de Diop captan siempre un estado particular de fragilidad, el ocaso del sol que se pone, esperando que nazca otro.

Dio Mambéty

Djibril Diop Mambéty nació en 1945 en Colobane (Senegal), una ciudad que más tarde sería el escenario de Hyènes y que hoy se encuentra en la periferia de la ciudad de Dakar. Estudió interpretación y trabajó en teatro antes de realizar su primera película, el cortometraje Contras’ City (1969), cuando contaba 24 años y sin tener formación cinematográfica alguna. Le siguió otro cortometraje, Badou Boy (1970), antes de su primer largometraje Touki Bouki, una historia que recibe influencias de la Nouvelle-Vague, que trata sobre una pareja joven y moderna de Dakar a la fuga porque sueña con Europa, y que desde entonces ha sido aclamada como una de las mejores películas africanas de todos los tiempos. A pesar del éxito de la película, incluyendo un estreno con gran esfuerzo en la Quincena de los Realizadores de Cannes, pasaron casi veinte años antes de que Diop Mambéty realizara otro largometraje, y sólo el cortometraje Parlons grand-mère (1989) le sirvió como paliativo. Hyènes, una astuta y devastadora adaptación de La visita de la anciana dama de Friedrich Dürrenmatt, que inyecta las ambivalencias del consumismo, el Banco Mundial y las realidades africanas poscoloniales en la obra clásica suiza, también fue recibida con entusiasmo y pareció inaugurar una nueva etapa en la carrera de Diop Mambéty.

También te puede interesar

Cine

Diferentes versiones del mismo sol

Lugar

Festival Documenta Madrid - Cine Doré

Sesiones

jueves 27 mayo
viernes 04 junio

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar las cookies haciendo clic en el botón «Acepto» o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en la Política de cookies