Ventajas y beneficios de trabajar en el espacio francófono


Francia es un país que resulta atractivo en el mercado laboral. ¿Por qué es así? Los motivos son muchos, y, por supuesto, caben discrepancias. Sin embargo, es innegable que la cultura gala está ampliamente extendida en el planeta. Por ello, trabajar en el espacio francófono puede ser una oportunidad ideal para desarrollarte profesional y personalmente. A continuación vamos a analizar las particularidades de las regiones que se enmarcan en este ámbito, para explicarte por qué no es nada descabellado el considerar trasladarte.


¿Por qué desarrollar tu carrera en el espacio francófono?

El espacio francófono está organizado políticamente en la Organización Internacional de la Francofonía, que comprende a 88 naciones y 300 millones de personas. Es importante destacar que no se trata exclusivamente de países con el francés como idioma oficial, sino de otras regiones que mantienen nexos culturales e históricos con Francia.
Para que te hagas una idea, te exponemos algunos países que se consideran parte del espacio francófono.

  • En Europa encontramos Bélgica, Luxemburgo, Suiza y, por supuesto, Francia.
  • En África destacan Madagascar, Chad o Seychelles.
  • En Asia tenemos Camboya o Líbano.
  • En América sobresalen Canadá (especialmente la región de Quebec) y Haití.
  • En Oceanía, principalmente en Vanuatu.

Tampoco debemos olvidar que, dentro de Francia, existen numerosas regiones que no se sitúan en el territorio continental. Políticamente, se dividen en dos grupos: los departamentos de ultramar (Guadalupe o Guayana Francesa, por ejemplo; son 5 en total) y las colectividades de ultramar (Wallis y Futuna o Polinesia Francesa, entre los 6 que existen). En estas regiones lo más destacado es el fuerte contraste entre sus valores autóctonos (exclusivos de cada una) y la presencia consolidada de la cultura occidental francesa.

Como has podido ver, la variedad de países francófonos o con importante presencia de la cultura francesa es muy amplia. Así que, ¿por qué no apostar por desarrollar la vida profesional en uno de ellos? Vamos a proporcionarte unos cuantos motivos que aumentarán aún más tu interés. Nos centraremos mayoritariamente en Francia, pero haremos referencias puntuales a otros países relacionados.

  1. Excelente calidad de vida
    Algunas naciones de este espacio, como Canadá o Francia, disponen de un nivel de vida bastante alto. Aspectos como la educación o la sanidad son motivo de orgullo para los ciudadanos de estos países. De igual forma, poseen un sistema de transportes bastante eficiente.

  2. Cultura próxima
    Si te has propuesto aprender francés o perfeccionar tu nivel, trasladarte a alguno de estos países puede ser la oportunidad idónea. Los países francófonos situados en Europa o América tienen una
    cultura bastante próxima a la nuestra, por lo que adaptarte a una nueva vida no te resultará tan difícil.

  3. Regiones dinámicas
    Para ilustrar esta ventaja, tenemos que destacar el caso de Francia. Actualmente es la quinta economía del mundo, y cuenta con una tasa de desempleo del 8,1 %, relativamente baja si la comparamos con otras naciones de su entorno. Además, frecuentemente demanda trabajadores altamente cualificados para su creciente mercado laboral.

  4. Estupendas condiciones laborales
    Nuevamente, haremos referencia a nuestro país vecino. En Francia, el salario mínimo actual es de 1.500 € al mes, aproximadamente. Además, su legislación es bastante estricta en cuanto a los
    derechos de los trabajadores. Por ponerte un ejemplo: la jornada laboral media es de 35 horas semanales.


  5. Ejemplo de productividad
    Si hablamos de productividad, probablemente pienses en países como Alemania o el Reino Unido. Pero te sorprenderá saber que Francia posee un nivel de productividad laboral mucho mayor al de
    estos dos estados. Y lo que es mejor: esto les permite disfrutar de vacaciones más largas.

  6. Infraestructuras desarrolladas
    El entorno laboral de países como Mónaco, Luxemburgo o, nuevamente, Francia, se caracteriza por su elevado grado de desarrollo. Su creciente inversión en materia profesional les permite presumir de tecnología puntera, infraestructuras específicamente diseñadas y gran cantidad de multinacionales.

  7. Amplia extensión geográfica
    Cada región de Francia es única. Con esto no solo nos referimos a la zona continental, sino también a sus numerosas dependencias. Recuerda que el país galo es transcontinental, es decir, que
    tiene posesiones en varios continentes. Dispones de numerosísimas opciones, como Reunión (África) o Guadalupe (América), así como Nueva Caledonia o la Polinesia Francesa (Oceanía).

  8. Exquisito sistema educativo
    Las universidades francesas tienen un prestigio que pocas pueden superar. Además, frecuentemente colaboran con grandes empresas, lo que permite abrir numerosas puertas a sus estudiantes. Por ello,
    podrías proponerte trabajar en Francia mientras amplías tu formación, ya sea mediante una carrera universitaria o unos estudios de postgrado.

  9. Ideal para profesores de español
    La enseñanza del español para extranjeros es una oportunidad laboral increíblemente popular en estos países. Ya sea en un centro de Secundaria o en el Instituto Cervantes, puedes trabajar como
    profesor de español. Asimismo, tienes la opción de ser profesor particular.

  10. Gran apoyo institucional
    Existen numerosas políticas gubernamentales dirigidas a fomentar el empleo. Una vez en el país, tienes a tu disposición dos agencias oficiales que te facilitarán la búsqueda de trabajo: la Pôle Emploi
    y la Agence pour l’emploi de cadres. También tienes la opción de consultar a las oficinas de Interim, que ofertan trabajo temporal.

  11. Facilidad de acceso
    Los españoles tienen la suerte de poder acceder a Francia con tan solo mostrar el DNI, ya que forma parte de la Unión Europea. Además, según el Ministerio de Relaciones Exteriores, no tenemos que obtener un permiso de residencia para permanecer allá. Respecto a la búsqueda de empleo, el requisito principal es tener más de 18 años (aunque también hay becas para estudiantes).

  12. Respeto a la desconexión laboral
    El derecho de un trabajador a desconectar de su trabajo es un aspecto fuertemente respetado en el país galo. Prueba de ello es que, desde principios de 2017, todo empleado tiene derecho a «desvincularse» digitalmente del trabajo cuando finaliza su jornada laboral. Quedan prohibidos, por tanto, los correos electrónicos, mensajes o llamadas profesionales fuera del horario.
    En definitiva, trabajar en el espacio francófono es una alternativa que, sin duda alguna, deberías considerar. Los países de este ámbito son ideales para desarrollarte profesionalmente, descubriendo una cultura muy próxima a la nuestra y viviendo en un lugar repleto de atractivos. Una gran inversión de futuro a la altura de todo el que se lo proponga. ¡Atrévete y si necesitas ayuda visita el Institut français de España!

Por qué trabajar en un país francófono

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar las cookies haciendo clic en el botón «Acepto» o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en la Política de cookies