09.05.2014 CINE | Homenaje MAN RAY

Proyección de 3 películas del director: "Retorno a la Razón" (1923), "Emak Bakia" (1926), y "Estrella de mar" (1928). Viernes 9 de mayo - 20:00h. Teatro del Institut français. Entrada libre. 

Man Ray, Director de Malas Películas por Pierre-Yves Butzbach

Con la proyección de 3 películas: Retorno a la Razón (Retour à la raison,1923), Emak Bakia ( 1926), Estrella de mar (L'Etoile de mer, 1928)

Autor de cuatro films realizados entre 1923 y 1929, MAN RAY se presenta como uno de los principales protagonistas de la vanguardia cinematográfica de los años veinte.

Mientras está todavía en las primeras etapas, Man Ray se « autoproclama » por una aliteración que no carece de ironía: Director de las películas malas. Más que una referencia a uno de sus proyectos cinematográficos fallidos, Man Ray se refiere así a un anuncio efectista dentro del contexto de Dadaísta, una postura artística radical en un campo que la modernidad ha penetrado aún poco.

El cine ocupa un sitio central en una obra que procede de desplazamientos y referencias entre pinturas, esculturas, fotografías y películas, y el incapié en la doble perspectiva: "dar movimiento a sus composiciones fotográficas" explorando un poco más las calidades intrínsecas de la luz, transgredir los límites de una visión ordinaria negándose a imitar el lenguaje cinematográfico.

Man Ray hizo films para jugar, para disfrutar.

Fue cineasta por desafiar, ver por obligación para responder a demandas, a encargos. Lo aborda de forma experimental, y realiza sus películas como hace sus objetos, centra el acto creativo sobre la espontaneidad y la improvisación, no concediendo nada de su libertad creativa absuluta a los usos y costumbres de una industria a la que permanece toltalmente ajeno.


Testimonios :

"Todas las películas que realicé fueron improvisaciones. No escribía guión. Era cine automático. Trabajaba sólo. Mi intención era poner en movimiento las composiciones que hacía en fotografía. La cámara de fotos, me sirve para fijar algo que no puedo pintar. Pero no me interesa de hacer una " foto  bella" en cine. En el fondo, no me gustan tanto las cosas que se mueven. Posiblemente esto es porque me volví perezoso... Hace falta que sea el espectador el que se mueve.

Cuando rodaba, tenía mucha prisa. No tenía paciencia. Jamás rodé por segunda vez una toma. Uno de mis amigos, muy rico, me propuso hacer un largometraje, pero le dije que mis películas no podían ser distribuidas en otro sitio que en los pequeños cines de arte. Todavía, me siguen proponiéndo rodar películas surrealistas. Pero una película surrealista no se hace por encargo, con sello "surrealista". "



Retorno a la razón, 1923


Un día de julio de 1923, Tzara le trae a Man Ray un cartel que anuncia un importante manifiesto Dada, Le Coeur, que se presentaría la noche siguiente en el Teatro Michel; el cartel indicaba que Man Ray presentaría una película. Man Ray dice de forma elegante que no tiene película, que algunos planos ya rodados llegaban apenas a un minuto, y que le hace falta tiempo para continuarlos, Tzara replica que ya ha traido un proyector y un operador, y que de cualquier forma hay que presentar algo. Hasta le sugiere que la técnica de las rayografías - composiciones fotográficas producidas sin cámara, exponiendo objetos directamente sobre el papel sensible - podría aplicarse  muy bien a la película cinematográfica. Man Ray reconoce que es posible, y promete tratar de preparar imágenes para el día siguiente.

Conseguí un rollo de película de unos treinta metros, entré en el cuarto oscuro, donde corté la película en pequeñas tiras que sujeté con alfileres a mi escritorio. Espolvoreé algunas tiras con sal y pimienta, como un cocinero prepara su asado. Sobre otras tiras, eché, al azar, alfileres y chinches. Los expuse luego a la luz blanca durante uno o dos segundos, como lo había hecho para las rayografías inanimadas. Luego quité con cuidado la película de la mesa, quité los restos y revelé la película en mis cubas. Al día siguiente por la mañana, examiné mi obra, que entre tanto se había secado. La sal, los alfileres y las chinchetas estaban perfectamente reproducidos, en blanco sobre fondo negro como en los clichés de rayos X. Pero las diferentes imágenes no estaban separadas en fotogramas como en un film corriente. ¿ Qué efefecto daría esto en la pantalla? No tenía ni idea. Ignoraba también que se podía pegar una película con cola, y así simplemente pegué una tira a la otra. Añadí al fin, para prolongar la película, algunas secuencias que había rodado con la cámara. Pero la proyección duraría sólo tres minutos aproximadamente. Pase lo que pase, pensé, esto acabará antes de que el público tenga tiempo de reaccionar. En el programa figuraban otros presentaciones destinadas a probar la paciencia de los espectadores: lo que era el fin principal de los dadaístas. 

Entré en el teatro algunos minutos antes de se abriera el telón, le entregué mi película a Tzara y le dije que él debería presentarlo, porque no había subtítulos ni leyendas. Llamé a la película La vuelta a la razón.

 

 

Emak Bakia, 1926


Según Man Ray, Emak Bakia ha sido concebido según los principios surrealistas: automatismo, improvisación, irracionalidad, secuencias psicológicas y oníricas, ausencia de lógica y desprecio a la dramaturgia.

La película fue rodada, a partir de mayo de 1926, en Biarritz en la residencia de verano de Arthur y Rosa Wheeler, una pareja de americanos ricos, de los que el marido quería hacer, con cine, la fortuna de un artista al que apreciaba y que lo intrigaba.

La película inicia con un autorretrato del cineasta mirando a través de su cámara; en la que vemos a través de la lente del objetivo su ojo. Luego comienza una parte abstracta, con una recuperación de secuencias de rayogramas de su primera película seguidas por una serie de halos de luces, luego un cartel luminoso en la noche que anuncia una serie de mensajes extraños, efectos de ópticas y es reflejos todos obtenidos con objetos que Man Ray tenía a su disposición: espejos deformantes, bandeja de tocadiscos, prismas, lámparas. Luego vuelve a paparecer su ojo sobreimpreso con un frente de un coche de la época. Este último plano introduce la secuencia narrativa de la película (un viaje, la colisión, el choque. Vemos, descender a la conductora del coche, sus piernas se multiplican. Las mismas piernas bailan el chaleston, luego la imagen de un banjo. El primer retrato de Rosa Wheeler delante de su peluquera. Plano del mar, acantilados, olas, sol. La cámara parte hacia atrás. Una escultura ready-made encontrada en el lugar de rodaje: El ídolo del pescador. Composiciones de objetos geométricos, El Hombre de negocios, Emak Bakia sin cabellera pero bajo la copa del azar, de nuevo mensajes del cartel luminoso por la noche. Diferentes rostros de mujeres guapas aparecen entre dos secuencias abstractas. En el epílogo, que Man Ray aprehende como una sátira del cine, aparece el único letreros de la película que parece dar la clave del enigma: " la razón de esta extravagancia ". Jacques Rigaut desgarra cuellos falsos que se ponen a bailar sobre la música de La Viuda alegre. Secuencia final con Kiki y sus ojos falsos pintados sobre los párpados: ¡el doble despertar!

A los que todavía se preguntan la razón de esta extravagancia, simplemente responderemos que el título Emak Bakia, viene de una vieja expresión vasca que significa " Déjenme en paz ".

 

La estrella de Mar, 1928

"Una tarde, estaba con Robert Desnos y me leyó su último poema. Era sólo imágenes; un joven hombre que encuentra a una mujer, una vendedora de periódicos; ella lo lleva hacia ella ella, dejándose llevar por un tarro con una estrella de mar dentro. La historia era un poco surrealista, porque la estrella de mar no era ni simbólica ni fantástica; estaba entre sus manos como podría estar un paquete de periódicos. Y rodé esta película. Después llamamos a esto una película de vanguardia. Quería realizar el poema de Robert Desnos, ilustrar todas las imagenes que se encontraban en este poema y eso es lo que hice."


Viernes 9 de mayo de 2014

Entrada libre hasta completar aforo

LUGAR: Teatro del Institut français
C/ Marqués de la Ensenada, 10 - Madrid
(Metro Colón y Alonso Martínez)


En el marco de la exposición “Vistas del Espíritu" Fotografías, obra gráfica y objetos originales de Man Ray
En MONDO GALERÍA
(San Lucas 9 - 28004 MADRID)
www.mondogaleria.com

Compartir: