Un día en el campamento urbano

¡Nos vamos con los peques al primer campamento urbano de este año!

El día empieza con energía en el Institut Français. Los niños del campamento de verano juegan en el jardín del centro mientras esperan impacientes a que sean las 10:00 para ir hacia El Retiro donde tendrán que descubrir quién ha tirado una piedra a Merlín. Los más disciplinados se ponen la crema solar, los que ya se han embadurnado de ella juegan a la pelota y saltan a la comba. Gwendolin, Marine y Marian son los monitores de los campamentos urbanos, una actividad que cumple su segundo año de vida y que permite que los más pequeños de la casa aprendan francés de una manera lúdica, alejados del aburrimiento de las aulas.

Hemos querido acompañar a los peques en una de las excursiones que incluyen los campamentos urbanos. Antes de partir hacia el Retiro, los monitores ponen un poco de orden. A cada instrucción de Gwendolin los niños responden a coro ¡“oui”! En este grupo de diecisiete chavales, cinco son bilingües y entienden muy bien el idioma, a algunos les cuesta más hablarlo pero todos los alumnos han estudiado francés. Carla, de cinco años es la más pequeña del grupo y no se despega de Alma, de seis, que según ella es su “mejor amiga y gemela”; las dos se lo están pasando muy bien y están orgullosas de los dibujos de hadas y elfos que pintaron ayer porque este año todas las actividades giran en torno a Merlín y la magia celta.

Una vez en el parque, se sientan todos en corro para jugar al teléfono y a un juego tradicional de rol francés. Todos parecen entender bien el idioma porque participan en las actividades sin ningún problema. Gwendolin y Marine forman tres equipos, cada uno llevará un color: azul, rojo y verde. Cada grupo tendrá que encontrar las pistas que lleven su color para después unirlas todas y construir el mensaje que desvelará quién ha sido el culpable de tirar la piedra a Merlín. Pero hay un problema y es que si el malvado ogro les alcanza tendrán que ir corriendo a curarse al árbol que aguarda un símbolo celta.

Después de un buen rato corriendo para sortear al malísimo ogro, cada equipo consigue unir todas las pistas que después juntarán con el resto. La encargada de leer el mensaje de este puzzle es Lucía, una de las niñas bilingües del campamento; su padre es francés y habla con ella en este idioma. Con el acento exquisito de Lucía resolverán el enigma. ¿Quién ha sido el culpable? Vivianne, la novia de Merlín.  

Ya son las 12:15, con una sonrisa en la boca y satisfechos por haber resuelto el misterio, los niños vuelven al Institut, donde comerán. Después cocinarán y aprenderán trucos de magia. A las 16:00 de la tarde se marcharán a casa con ganas de que llegue el día siguiente para seguir resolviendo enigmas y aprendiendo francés. Así se lo pasan en el campamento urbano del Institut Français, ¡En grande!

Si quieres que tus hijos se lo pasen en grande y aprendan francés hay todavía plazas disponibles en las dos últimas convocatorias de este verano de los campamentos urbanos:

  •  01, 02, 03, 04 y 05 de julio de 2013. Tarifa: 225 €
  •  08, 09, 10, 11 y 12 de julio de 2013. Tarifa: 225 €

 Para más información puedes contactarnos en nuestra web, en Twitter, en Facebook

o en los teléfonos 91 700 48 00 / 08 / 09 / 24.

 

 

 

 

Compartir:  








Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de Institut Français.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.